Logo reponsive

Iontoforesis en fisioterapia

Electroterapia dirigida a fisioterapeutas y estudiantes de fisioterapia

Respuesta sobre dosificación en la EPI

"
Puede explicar mejor su propuesta de dosificación de la EPI?
"

Respuesta

La técnica consiste en introducir una aguja en el interior orgánico (que sólo debería ser conductora la punta) para crear un aporte energético en un punto concreto [-], de manera tal, que provoque una alteración tisular equivalente a una quemadura (de mayor o menor grado). El otro electrodo será mucho mayor en tamaño y actuará de masa o indiferente [+].

Cuando digo en el punto anterior "quemadura de mayor o menor grado", esa es la clave de la técnica:

Primero.-- Hay que establecer qué nivel de alteración tisular es insuficiente, adecuado o sobredosificado. ¿Eso lo puede dar el empirismo y la experimentación? tal vez; pero realmente requeriría de observaciones y de análisis anatomopatológicos que no están al alcance de los fisioterapeutas y requiere implicar a otros profesionales.

Segundo.-- Cada tejido tiene su propio comportamiento eléctrico y su propia resistencia tisular; comportamiento que el estimulador nos debe mostrar y utilizar para dosificar correctamente. Duda que también requiere de su correspondiente investigación para diferenciar el comportamiento de los diferentes elementos tisulares según su resistencia, contenido de agua, contenido de iones, etc.

Tercero.-- El parámetro de intensidad aplicada es insuficiente. Es normal que los estimuladores destinados a la EPI se limiten a indicar la intensidad aplicada en mA [I], pero éste es uno de los parámetros eléctricos básicos a contemplar; sin embargo, quedan otros dos parámetros básicos, que si no se consideran, la técnica será imprecisa.

Se trata del comportamiento del tejido (resistencia o impedancia) [R] y de la fuerza electromotriz de la corriente aplicada (voltaje) [V]. No es lo mismo aplicar 3 mA con 5 V (3 * 5 = 15); que 3 mA con 50 V (3 * 50 = 150). Cuando hablamos de estos parámetros eléctricos, estamos considerando lo que ocurre en un segundo.

Cuarto.-- Es necesario saber la potencia en vatios [W]. El estimulador utilizado debe informar (o al menos asimilarlos para sus propios cálculos) de los tres parámetros antes dichos, porque la energía aplicada por unidad de tiempo (el segundo) es el producto de V * I (voltaje por intensidad) que es igual a la potencia en vatios [W].

En tanto no consideremos la Potencia en [W], la técnica será defectuosa e imprecisa.

Otra cuestión a saber, es si el equipo trabaja en modo CC (corriente constante), porque si lo hace en modo VC (voltaje constante) la forma de comportarse sobre el tejido, es opuesta a la de CC, cuando se adapta el estimulador a la resistencia tisular.

¿Sabemos en qué modo trabajan los estimuladores destinados a la EPI? Se supone que en modo CC. ¿Tenemos esa información?

El hecho de no poder usar los equipos en modo VC (empleados en electroterapia estándar) se debe al comportamiento ante la resistencia del paciente (para evitar quemaduras), pero ahora no es el caso. Es por ello que el modo VC requiere de una investigación profunda para ver si fuera más adecuado y/o decidirse por uno de ambos modos de trabajo.

Ver el comportamiento y diferencias entre VC y CC en el siguiente vídeo:

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=A-fe28amOsM

Concluyendo, la potencia en W contempla la intensidad y el voltaje y es el producto de ambos entre sí, pero justo en 1 s.

Lo adecuado sería saber y regular la intensidad aplicada y la potencia simultáneamente, a la vez que tenemos información de la resistencia y del voltaje aplicados; y, sobre todo, que quien aplica la técnica domine la interpretación de la información aportada (que ahí es donde comienzan los verdaderos problemas).

Quinto.-- Los parámetro de dosificación no pueden ser los mA [I] ni los voltios [V] por separado y como única información; y además, la sesión no dura 1 s; que dura varios segundos ¿Cuántos? normalmente hasta que el paciente chille. Pero eso es trabajar "a ojo de buen cubero" y sin saber si el nivel de alteración tisular es insuficiente, bastante o excesivo.

Considerando la energía aplicada en un segundo por el número de segundos aplicados se obtiene el trabajo realizado en Julios [J]. Lo importante es encontrar cuántos Julios [J] son necesarios para provocar una determinada alteración tisular con resultados terapéuticos.

El tiempo de sesión vendrá dado por el cálculo según la dosis en [J] partido entre la energía aplicada en [W]

Queda mucho todavía por aclarar y por investigar para dejar de usar la técnica de forma empírica.

Solo queda recordar el cuidado que requiere trabajar con los parámetros en las unidades correctas al usar la Ley de Ohm y la de Joule.

Ver el siguiente enlace:

http://iontoforesis.com/pdf/equipo%20para%20galvanizacion_%20iontoforesis_EPI.pdf


Esta WEB no posee cookies, salvo los cookies técnicos procedentes de YouTube en las páginas que contengan vídeos. Para controlar los cookies basta con instalar la extensión FIREBUG en Mozilla Firefox a fin de mostrar los cookies de cada página.